PANAMA QUERERTE 10

20 de noviembre de 1983

Querida Abuela:

Mi papa ha podido conseguir un trabajo “por debajo de la mesa” como dicen aca y eso nos ayuda a vivir un poco mas holgados. El se siente mejor aportando algo en lugar de estar sin hacer nada. Es en una empresa de unos paisanos que viven aqui hace tiempo y se dedican a vender lamparas de las que se cuelgan en los techos. Mi papa ha hecho varias amistades y ha comenzado a recorrer las barriadas instalando y vendiendo lamparas en un camion del trabajo. Trajo a la casa una perrita blanca y negra que dice lo seguia a todas partes. Mi mama y yo no pensamos que sea buena idea quedarnos con ella. Es una responsabilidad alimentarla y cuidarla, recoger sus necesidades, etc. Despues cambiamos de opinion, al ver su inocente fidelidad y sus ojitos que nos miran con agradecimiento. Le pusimos de nombre Princesa.

Este tipo de trabajo ilegal no dura mucho. Ademas de que es riesgoso, los empleadores se aprovechan y explotan a los trabajadores, pues saben que no pueden protestar y necesitan el dinero. Ahora comenzo a trabajar para otra empresa que se dedica a la importacion. Tiene que descargar la mercancia que viene en grandes contenedores de metal en el puerto de otra ciudad cerca de aqui llamada Colon. Viene a casa tarde y desbaratado.

Pronto nos tenemos que mudar nuevamente. Ahora depende de si el proximo lugar admita animales como Princesa. Esperamos que sea pronto.

**********************************************************************************

Esta carta la tuve que continuar una semana despues, porque fui interrumpido y no regrese a escribir hasta ahora.

Ya nos mudamos. Estamos ahora en un edificio a una cuadra y media de donde estabamos, en Via Brasil, en un tercer piso, con balcon que da a la parte de atras y donde me puedo sentar a mirar la tarde caer. La condicion para que aceptaran a la perrita es que no ladre. Veremos.

Te cuento que hace unas semanas, en la escuela se realizo una carrera de maraton y participe en ella. Fue mas dificil de lo que esperaba. Comenzo a las 8 de la mañana en la calle detras del Club de Golf, cerca de donde vivimos mas o menos. Habia que ir hasta la escuela en el barrio de Bella Vista por toda la Via España, una de las arterias principales donde el trafico se habia limitado para dejarnos pasar. Cuando comence a correr por la calle humeda junto a los otros, parecia que el suelo me atara los pies que me pesaban y no me dejaban avanzar. Cuando miraba la distancia hacia adelante y los demas que pasaban como liebres a mi lado, me desanime. Poco despues deje de correr y me uni a otros que como yo ya no podian sino caminar hasta llegar a la escuela. Definitivamente no soy corredor de distancias.

Ahora estoy de vacaciones. Un poco aburrido. Todos los amigos de la escuela viven lejos y no tenemos comunicacion. Paso el tiempo viendo television, oyendo musica o leyendo. Un dia fui con mi papa y un compañero de su trabajo a la feria de La Chorrera y los ayude a poner y recoger la mercancia. Mientras tanto, en el salon de baile cercano no dejaban de poner una musica que me llamaba mucho la atencion: el merengue, la salsa y la musica tipica de Panama. Alla ya conocen a Wilfrido Vargas, Johnny Ventura y Osvaldo Ayala? Me temo que no. Tienen una musica irresistible para el que le gusta bailar o simplemente llenarse de energia. Ese dia trabajamos largas horas y mi padre me dio un dinerito por la ayuda.

Un dia mi amigo Eric vino a visitarme y nos fuimos a un lugar de juegos de videos. Alli nos gusta jugar PacMan y Galaga, dos de los mas entretenidos. Pero pronto las monedas se nos acabaron y solo nos quedaba para ir al cine y los pasajes de bus. Queriamos ir a ver una pelicula de Bruce Lee que ponian en un cine de La Central, pero todavia no era la hora, asi que decidimos ir hasta otro mas cercano a ver que ponian. Como eran las 11:30 de la mañana, aun no habia abierto. Yo me acerque al cristal a ver si podia distinguir los horarios y peliculas que decia un letrero adentro. El resplandor del sol no nos dejaba ver bien, asi que pusimos nuestras manos sobre el cristal, cerca de nuestros ojos haciendonos sombra, y en ese momento notamos un individuo adentro que estaba limpiando y desde cierta distancia molesto y airado nos hacia ademanes y gritaba algo que no oiamos. Al parecer, le estabamos ensuciando el cristal que habia limpiado hacia poco. Yo reaccione sin pensar, y molesto y airado tambien por su manera ruda de reaccionar le respondi de la misma manera gesticulando con los brazos y gritando. Abuela, para hacerte el cuento corto, termine con la nariz partida y el empleado del cine con cristales clavados en su espalda.

Casi nadie noto la corta pelea que habia acontecido afuera del cine. Mientras Eric sostenia mis lentes y me apartaba de alli, aun incredulo que todo hubiera pasado tan rapido e inesperadamente. Una señora que manejaba frente al lugar se detuvo y ofrecio llevarnos en su auto a un hospital cercano. Yo estaba sangrando de la nariz. No se que sucedio con el individuo de unos 20 años.

Como te puedes imaginar, el interrogatorio de mi papa enseguida empezo cuando llego a la casa. Creo que mas que el golpe en la nariz, me dolio el haber sido el responsable, de que por mi reaccion airada, quizas hayan despedido al empleado del cine. He meditado en eso mucho ultimamente. A pesar de mis 15 años, creo que debo encontrar un camino, una mejor manera de entenderme a mi mismo, una mejor manera de actuar. En este caso, el dar el primer golpe no me trajo honor, sino verguenza.

Un abrazo fuerte,

Te quiere, Papon

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s